El techo

Antes de pasar a los accesorios que podemos utilizar en el strobist podemos mencionar algunos consejos cuando no disponemos de estos y que nos puede ayudar. Además es una manera de pensar, que es de lo que va el strobist, y utilizar los recursos disponibles a nuestro alcance.

Hasta ahora, a lo largo de los artículos hemos ido practicando los distintos conceptos de la luz y como se comporta en determinadas situaciones, pues ahora esto nos puede ser útil sin añadir ningún accesorio más.

Una de estas situaciones ocurre cuando nos encontramos en el interior con techo, podemos aprovechar este elemento para poder iluminar de forma atractiva, incluso si no disponemos ni tan siquiera de disparadores remotos con lo que separar el flash de nuestra cámara.

El techo

Este recurso no es para nada nuevo, se hace desde la aparición de los flashes, tanto de estudio como portátiles, y no es más que disparar el flash hacia el techo. Aunque esto conlleva algunos detalles a tener en cuenta que comentaré a continuación.

En qué consiste

Cuando disparamos el flash encima de la cámara de forma automática, la cámara y el flash se ponen de acuerdo para exponer de forma correcta la exposición partiendo de la distancia a la que se encuentra el sujeto, se mide la potencia del flash necesaria para que no aparezca ni subexpuesto ni sobreexpuesto.

Ahora bien, cuando disparamos hacia el techo, esta distancia varía de forma que ya la cámara no es capaz de calcular la distancia que hay de rebote de la luz, ya que en vez de ir directamente al sujeto, primero viaja hacia el techo para más tarde caer hacia el sujeto, esta distancia evidentemente es mayor.

Ahí es donde entramos en juego nosotros, como hemos visto en anteriores artículos, no dispondremos de ninguna ayuda para exponer al sujeto (Sin contar con los exposímetros que como hemos dicho no disponemos de accesorios) tendremos que hacerlo a mano. Por ello, es necesario que nuestro flash disponga de función manual para la potencia, porque deberemos variarla según nos encontremos.

Ventajas y desventajas

La ventaja de utilizar el techo como rebote del flash, es que crea una iluminación suave, debido a que “la mancha de luz” que provoca en el techo es más grande que la antorcha del flash, razón por la que a mayor tamaño de la fuente de luz, más suaves serán sus sombras. La otra ventaja es que no es una luz directa, si no que el sujeto es iluminado desde una posición distinta que si lo hiciéramos desde encima de la cámara.

Este resultado que planteamos podemos verlo mejor con dos ejemplos, una con el flash directo desde la cámara y otro con la antorcha iluminando hacia el techo, corrigiendo el valor de la potencia en este caso.

Flash techo

Pero esto tiene desventajas, las primeras que podemos deducir es que la posición del flash podemos variar poco, cambiando la orientación de la antorcha por ejemplo a una pared o hacia delante y atrás, pero poco más.

Otra de las pegas es la gran perdida de intensidad del la luz del flash debido al aumento de la distancia, que como sabemos decrece rápidamente, obligándonos en este caso, a aumentar la potencia del flash en decremento de aumentar el tiempo de reciclaje y demás, que ya sabemos.

Una de las cuestiones a tener en cuenta también, es el color del techo o pared en el que rebotemos la luz, ya que si este es de algún color, también la luz se verá cambiada su tonalidad, así pues hay que tenerlo en cuenta. Si por ejemplo únicamente utilizamos la luz del flash y no la de ambiente, podemos corregirlo con el balance de blanco, para arreglarlo un poco.

Conclusiones

Este método es muy ventajoso para los momentos que uno no dispone de todos los accesorios de strobist en el momento de hacer la foto, y que son muy habituales, ya que no en todos los lugares puedes montar paraguas, ventanas y pantallas para iluminar a la gente.

Así que si aún no tienes accesorios de strobist, ni siquiera disparadores remotos, este es un buen comienzo para practicar lo que hemos visto, de forma limitada claro, pero que pronto veras mejorado tus resultados.

eluve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *