El tiempo

En este artículo hablaremos de un recurso a tener en cuenta a la hora de tomar fotografías con flashes y que permite realizar tomas que de otra forma nos sería mucho más difíciles.

El tiempo

En este caso se trata del tiempo, pero no como tiempo de exposición para controlar la luz ambiente, como hemos visto ya. Si no que lo aplicaremos en ciertas condiciones, y nos permitirán utilizarlo para multiplicar el número de flashes existentes en la escena, por ejemplo.

En qué consiste

Con el tiempo de exposición dejaremos abierto la cortinilla el tiempo que definamos. A más tiempo, más luz registramos, de la luz ambiente. Pero cuando la luz es muy escasa, aunque aumentemos el tiempo de exposición será incapaz de captar algo, a menos que añadamos algo de luz. Esta características es la que aprovecharemos para nuestros intereses.

En la condición de la falta de luz total, podremos utilizar nuestros flashes para dar iluminación, pero controlaremos donde y cuánto. Ya que si podemos seleccionar un tiempo de exposición suficiente, podremos desplazarnos con el flash para iluminar zonas diferentes que quedarán impresas en nuestra fotografía, debido a que este, al ser de muy poco tiempo, será el suficiente para que se registre en la foto, pero sin llegar a estar quemado.

Ejercicio

Primer ejercicio

Para ver como funciona todo esto, podemos hacer dos prácticas. En la primera de ellas, iluminaremos distintos árboles con una única fuente de luz. Para ello tan sólo tenemos que esperar a que sea de noche, cuanto más cerrada, más tiempo podremos seleccionar en el tiempo de exposición y más tiempo podremos desplazarnos.

Planteamos por ejemplo la siguiente situación, con el tiempo de exposición sin utilizar flash, tan sólo podremos captar la siguiente imagen.

Árboles sin iluminar

Si tenemos un tiempo de exposición suficiente, en este ejemplo 119 segundos, podremos desplazarnos a cada uno de los árboles y disparar sobre ellos nuestro flash. Sobra mencionar que es necesario que la cámara esté en un trípode y si tenemos mando remoto, no tendremos que mover en ningún momento. Además la cámara podremos ajustarla en tiempo de exposición bulb, pulsando una vez el mando remoto y volviendo a pulsar para pararlo.

Como hemos dicho, nos desplazamos por cada árbol, ya que no emitimos luz y no permanecemos fijos, la cámara no captará nuestra presencia, quedaremos anulados por la luz de la escena. Ahora bien, si hay más de una persona, será aún más rápido poder disparar y podremos iluminar más arboles. Para disparar el flash, tan sólo nos bastara con el botón de test de nuestro flash. Los disparadores remotos quizás no tenga la cobertura para hacerlo, así que no es necesario tenerlo puesto. Y como último consejo, podemos hacer varios disparos para iluminar con más intensidad si lo creemos conveniente.

Con todo esto, la imagen resultante puede ser algo así:

Árboles iluminados

Esta técnica es muy utilizada por los fotógrafos nocturnos, aunque esto nada más que es un pequeño ejemplo de las múltiples cosas a tener en cuenta en este tipo de fotografía y que por si sola puede desarrollarse otro curso.

Segundo ejercicio

En este otro ejemplo, será una escena más sencilla de llevar a cabo. Iluminaremos un futbolín, pero de forma que sólo estén iluminados los jugadores que lo componen. Esta práctica está sacada de uno de los ejemplos que aparece en el blog oficial de Strobist y que me pareció muy interesante de practicar.

Para llevarla a cabo, procederemos de forma similar al ejercicio anterior, con la ventaja de que no tenemos que esperar a que sea de noche, ni movernos tanto para hacer la fotografía. Una práctica que podemos hacer en casa.

Lo primero es colocar un tiempo de exposición elevado, con la habitación oscura ayudaremos a poder elevar esta cifra, por ejemplo, 25s y un diafragma cerrado para que el flash no ilumine en exceso, si no podemos elegir un disparo inferior a 1/16. En mi ejemplo disparo a 1/16 con un diafragma f11.

Ahora pulsamos el botón de disparo, previamente colocado en un trípode para a continuación, en el tiempo que tenemos (de exposición), vamos apuntando y disparando con el flash a cada jugador de forma individual.

Podremos entonces obtenemos una imagen similar a esta:

Fútbol

Como vemos lo que es el futbolín aparece oscuro, ya que el tiempo de exposición no es suficiente para resaltarlo y el contraste con la luz del flash, los jugadoresaparecen perfectamente iluminandos individualmente. Podemos ver algunas tomas, con sólo algunos jugadores iluminados, para que entiendan que sólo hay un flash, ya que si intentásemos hacerlo sin elevar el tiempo de exposición a oscuras, necesitaríamos 18 flashes, material que es difícil de tener a mano.

Futbolín 1

Futbolín 2

Así que disponemos de un recurso más para iluminar con nuestros flashes y que es muy utilizado en la iluminación nocturna. Con nuestra creatividad podremos realizar todo tipos de tomas en la oscuridad, un arte que por si sólo tiene su propias características y técnicas.

eluve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *