Verde

Verde
Cámara Nikon D60
Exposición 0.5
Aperture f/4.0
Lente 18 mm
Velocidad ISO 800

Esta fotografía pertenece a mi viaje que pude realizar en crucero por el Atlántico este último verano. Uno de los destino, concretamente el último, fue Casablanca, una ciudad singular. Fue realizada dentro de la gran mezquita de Casablanca, la más grande del mundo musulmán, con casi 200 metros de altura y que la verdad impresiona tanto por dentro como por fuera. Es increíble admirar la gran cantidad y calidad de los detalles en su construcción cuyo presupuesto fue íntegramente desde donativos y la mano de obra para su construcción fueron todos voluntarios.

En esta cuidad fui acompañado por uno de los guías autóctonos en uno de los grupos de autobuses que fuimos a esta excursión. Me tocó un tipo muy divertido y simpático, como demostró al final del trayecto de vuelta al barco cantándonos una sevillana española con acento musulmán. Este guía en particular explicó innumerables detalles e historia de lo que veías pero que no dispones demasiado tiempo para fotografiar si querías enterarte de algo y disfrutar del lugar. El viaje en crucero en general fue un desafío para realizar fotografías ya que en la mayoría de los destinos apenas cuentas con el tiempo suficiente para prepararte mínimamente.

Ahora os explicaré un poco los inconvenientes que me surgieron para realizar esta foto en concreto.

Detrás de la escena

En cuanto a la fotografía, lo que veis es una de las partes de los baños árabe cuyo ritual es muy peculiar y realizan varias veces al día. Con el tiempo y la luz que disponía tuve que realizar la foto a ISO 800 con la cantidad de ruido que esto genera y más en este en el modelo de cámara que tengo (Nikon D60), también utilice el diafragma más abierto que abarca mi lente 18-55mm de serie, f4.0 así que el tiempo que de exposición quedó ajustado a 0,5 segundos. Tiempo el cual tienes trepidación, es decir, los movimientos involuntarios de sostener y respirar se transmiten a la cámara y por ende a la fotografía. La solución que tuve que utilizar, ya que no tenía ni tiempo ni más recursos, fue el apoyar la cámara firmemente a una de las columnas que había.

Todo estos inconvenientes tuvo como premio la fotografía que veis donde algunas personas que también estaban allí aparecen difuminadas, dando sensación de movimiento. Así la foto no parece estática y sin vida. Particularmente lo que más me gusta es ese agua tan verde totalmente en calma, espero que también os guste.

Apenas he subido fotografías de este viaje, pero si parece que despierte interés, me plantearé explicar más sobre ellas… ¿qué os parece?

eluve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *